¿Y qué con la menstruación…?

Menstruación

Las niñas en todo el mundo sienten mucha inseguridad y miedo ante la proximidad de la menstruación.  

En pleno siglo XXI, sigue habiendo silencio, vergüenza, miedo y mucha desinformación acerca de este ciclo vital tan importante como la etapa de la pubertad que lo acompaña.  Los programas educativos que apoyan la educación sexual o de biología hacen referencia a éste apenas como un proceso biológico –que sin duda es-, cuando es parte de una etapa de cambios físicos y emocionales muy importante: la pubertad.  Etapa que, en las niñas, culminaría con la menstruación y que generalmente viene acompañada de la expresión “Ahora ya eres una mujer”.  ¿Pero, qué significa esto?

Cuando una niña recibe ese comentario tan bien intencionado se enfrenta a un sinnúmero de dudas, porque ¿de qué se trata ser mujer?  Ser mujer no sólo es menstruar y la posibilidad de tener hijos.  Hay mucho más que deberían saber, ya que a partir de ese momento en que comienzan los cambios físicos y emocionales, seguirán conviviendo con ellos a lo largo de casi 40 años todos los meses durante cinco días aproximadamente.  Durante buena parte de su vida, su cuerpo sufrirá transformaciones sensibles en ocasiones diferentes.  Siempre estamos  cambiando el cuerpo y adaptándonos a nuevas formas de habitarlo.  

En Eco Ser luego de mucha interacción con mujeres de diferentes edades, investigando connotaciones en diferentes países y viendo como en estos últimos tiempos han surgido muchos emprendimientos y organizaciones que trabajan para esto, entendemos que la educación temprana es fundamental para poder apostar a un crecimiento sano tanto en lo emocional, como en lo vincular con el propio cuerpo.  De aquí que se haya ido perfilando hacia esta educación temprana, buscando material para apoyar lo referente a salud sexual y reproductiva, hoy un tema que encabeza los ODS de las Naciones Unidas para las mujeres.  Sabemos que son millones las niñas que dejan de estudiar en el mundo debido a carencias en este aspecto, en cuanto a  apoyo e información acerca del funcionamiento de sus cuerpos.  

Aprendimos también que hay contextos en diversos países de Latino América (y el mundo), en los que acceder a baños, agua, productos de higiene además, no está al alcance de todos.  Son muchas las esferas a las que se refiere esta educación específica.  

Hoy queremos implementar una difusión de mayor alcance para que la menstruación sea bien recibida, porque menstruar tiene que ver con la vida y la salud integral de las mujeres.   La mujer es un pilar importante en lo ambiental, social y económico.  Si queremos mujeres empoderadas para asegurar la  igualdad y derechos de oportunidades para ellas, comenzar desde pequeñas justo cuando comienzan a experimentar situaciones incómodas a este respecto,  sería de gran valor.   

Una mujer empoderada, es una mujer que puede tomar decisiones por sí misma, desde el conocimiento.  Sin vergüenza, sin miedo y sin tabúes.  Educar en menstruación es decirle sí a la vida, es crecer sana, es estar saludable y consciente de mi cuerpo.   Finalmente vivimos pendientes de la menstruación, establecemos un vínculo con ella que debemos fortalecer positivamente ya que redundará en mayor confianza y autoestima a la hora de tomar decisiones a lo largo de nuestras vidas.  Porque sí, se trata del ciclo de la vida.  Tal vez es hora de reivindicar su valor.